Capacitación para educar en la incertidumbre

Sin lugar a dudas, la pandemia abrió la oportunidad a la innovación educativa e integración digital al aula. Es así como la gran mayoría de los y las docentes tuvieron que re-imaginar sus espacios de aprendizaje y sus prácticas.

En ese contexto, la semana pasada nuestros/as educadores/as tuvieron la oportunidad de capacitarse para implementar en nuestra comunidad una cultura del pensamiento y el aprendizaje profundo y así poder atender a la necesidad de formar niñas, niños y jóvenes preparados para un mundo en permanente cambio.

De esta forma, y a través de metodologías activas, buscamos desarrollar habilidades y actitudes que permitan formar ciudadanos capaces de dar respuesta a los desafíos complejos que estos tiempos demandan. Esta transformación también cobra sentido en el marco del modelo pedagógico SIGNA y modelo de evangelización UNITAS, que nos invita a hacer vida una enseñanza y aprendizaje personalizados que requieren de la utilización de metodologías activas, operativas, participativas y cooperativas que proporcionen aprendizajes más duraderos, profundos, significativos y transferibles.

Es así, como el diálogo continuo entre estudiante y docente permite conocer sus intereses, descubrir cómo aprende e identificar los procesos que favorecen su desarrollo, transformando el aprendizaje en una actividad dinámica, auténtica y relevante.